Emocionadas por haber colaborado en el hermoso, reinvindicativo y vibrante Manifiesto “Por un feminismo de hermanas de tierra” de Lucía López Marco y María Sánchez  y con la bella ilustración de otra gallega Eva Piay

Con los consejos y aportaciones de Celsa Peitado, Ana Pinto, Blanca Casares, Patricia Dopazo, Mentxu Ramilo, Karina Rocha Lareira Social, Elisa Oteros y Elena Medel. Y todas las colaboraciones que lo han traducido al euskera, aranés, català, aragonés, asturianu, estremeñu, galego, cántabru y português brasileiro….

Gracias por acogernos con nuestra diversidad, desde nuestros malestares, capacidades, rarezas, locuras…. Nuestra intención incluir la mirada de mujeres rurales diversas, con sufrimientos psíquicos, malestares emocionales, con o sin diagnósticos psiquiátricos, con discapacidades, diversas, locas, raras, etiquetadas…. Como cada una nos queramos nombrar!

Ahora compañeras, mujeres rurales diversas, todas, es hora de contarlo, difundirlo, multiplicarlo… lo que podáis, queráis… os invitamos a leer estas palabras, a hacerlas vuestras, desde los balcones, desde los hogares, y dejar que el humo de las chimeneas se encargue de juntar nuestras voces, que el viento las haga llegar bien lejos.

Leer, comentar, apoyar, difundir,… desde este enlace 

Este 8 de marzo no podemos dejar de alzar nuestra voz como mujeres rurales. 
Porque nosotras también somos mujeres rurales,
Porque nosotras también hacemos del rural un mundo inclusivo y diverso
Por un feminismo de todas, por un feminismo de hermanas de tierra.

 

Ir al contenido